Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

sábado, 26 de noviembre de 2011

Mandatos familiares y sociales... Y, con eso que????


¿CUÁNTOS DE ESTOS ENUNCIADOS DICES O PIENSAS NORMALMENTE?
- El que sabe, trabaja y el que no, es jefe.
- Nunca me alcanza.
- Es una lucha / Hay que batallarla / Es un sacrificio.
- En este país, los únicos que se salvan son los de arriba.
- En mi trabajo, no me aprecian.
- No sé qué hacer / no sé qué quiero hacer.
- Aquí te explotan, te sacan hasta la última gota de sangre.
- Hay que tener dos o tres trabajos para sobrevivir / para vivir bien.
- Yo, con poco, me conformo.
- Los que hablan de abundancia, de que todos podemos tener, no conocen de la
vida.
- Si me quedara sin empleo, me moriría.
- Dios ayuda a los pobres.
- No puedo cobrar, lo que yo hago es espiritual / solidario / porque me gusta.
- Este trabajo me va a matar.
- Sólo espero los fines de semana / las vacaciones.
- Yo no puedo dedicarme a eso. No da plata / no es rentable / no lo pagan bien.
- Si me pudiera salvar con la lotería, no trabajaría más.
- Es un trabajo aburrido / pesado / exigente / estresante / tedioso.
- Mis padres / esposo / hijos me dan lo que necesito.
- Hay que hacerse solo.
- Tengo que darle todo / lo mejor / la mejor educación a mis hijos. No sé decirles
que no.
- No me lo merezco / no es para tanto / es mucho para mí.
- Soy pobre, pero honrado.
- Siempre me echan / quiebro / me estafan / me explotan / tengo deudas.
- Juan era un buen hombre hasta que se llenó de plata.
- Yo no sirvo para hacer dinero.
- Mi jefe / mis compañeros me tienen harto.
- Me gustaría otro auto / otra casa / otro televisor / otra heladera / otro video /
otra ropa…



Y mis valores?????????????????



"los introyectos" esos mensajes que a veces pesan tanto...

En Gestalt, nos referimos a introyecto para hablar del mecanismo interno que hace que nos traguemos lo que nos dan o dicen sin masticarlo, sin crítica, selección ni ajuste a nuestra necesidad personal, corriendo el riesgo así de “empacharnos” de mandatos, órdenes, etc. Estas ideas, normas o valores incuestionables las asumimos erróneamente como propias, e impiden el libre flujo de los impulsos y la satisfacción de las necesidades. Así, tenemos ideas aparentemente asumidas como que las mujeres somos más tiernas por el hecho de ser mujeres, que los hombres no lloran, que la vida es un valle de lágrimas o que el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio son sagrados.
Caminamos por el mundo, cada uno/a nosotros/as con los introyectos, culturalmente representados en forma de estereotipos, refranes, dichos, modelos y creencias profundamente arraigados, tragados sin hacer un cuestionamiento de ellos
¿de quién es esto? Bien, así pensaba, funcionaba y creía mi padre, madre, abuela…

¿y yo?
Aquí y ahora ¿Creo que esto es así?
¿Lo quiero para mí?
Esto ¿me nutre o empobrece mi vida?
¿Con cuales caminas tú por el mundo?
¿Te los has cuestionado alguna vez?
 
En eso toy pensando, revisando sus origenes,
liberandolas sí re formulando en positivo !!!
A ver si te claro y comenzamos a entender- nos...
Mané