Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

martes, 9 de octubre de 2012

Enférmame de amor

Enférmame de amor,
Hazme un sortilegio con tu mirada de hechicera
Y déjame prisionero de por vida a tu boca.
...

Anúdame a tu sombra como el eco de tus pasos
Convierteme en el esclavo de tu sonrisa
Tócame el corazón con la raíz de tu alma
Y convierteme a la religión de tu piel.

Enférmame de amor,
que no sea capaz de respirar si no tengo tus besos
o esa luz prístina de tus ojos de primavera
o el aroma de luna que dejas cuando me anudas.
Hazme adicto extremo al contacto de tus huesos,
al hambre de loba de tus entrañas,
A la magia astralina de tus dedos,
Al oleaje de tu cintura danzante que me devora
A las palomas de tu risa en la mañana
Al ondular de tu caballera libre en el viento
Convierteme en el trigal segado en tu lecho
Y que no pueda vivir
Sin el beso de tu mirada.
Porque en mi vive parte de Ti,

Y en Ti respira lo que soy Yo,
quisiera en la cúspide de tus brazos
ser el cautivo en la jaula de tu amor,
cada día ser el pan en tu mesa,
el vino en la matriz de tu copa santa.
Sin ti, nada de lo que soy existe…
O podría existir si tú no me amas,
como solamente Tú puedes amar
y yo deseo amarte en tu bendición de diosa.
Enférmame de amor,
Mujer arrancada de mis carnes y huesos,
y déjame soñar toda la vida
en el altar de tus dulces brazos
escuchando el evangelio puro de tu corazón de Mujer.

©WalterPineda
Foto: ENFÉRMAME DE AMOR

Enférmame de amor,
Hazme un sortilegio con tu mirada de hechicera
Y déjame prisionero de por vida a tu boca.
Anúdame a tu sombra como el eco de tus pasos
Convierteme en el esclavo de tu sonrisa
Tócame el corazón con la raíz de tu alma
Y convierteme a la religión de tu piel.

Enférmame de amor, 
que no sea capaz de respirar si no tengo tus besos
o esa luz prístina de tus ojos de primavera
o el aroma de luna que dejas cuando me anudas.
Hazme adicto extremo al contacto de tus huesos,
al hambre de loba de tus entrañas,
A la magia astralina de tus dedos,
Al oleaje de tu cintura danzante que me devora
A las palomas de tu risa en la mañana
Al ondular de tu caballera libre en el  viento
Convierteme en el trigal segado en tu lecho
Y que no pueda vivir
Sin el beso de tu mirada.

Porque en mi vive parte de Ti,
Y en Ti respira lo que soy Yo,
quisiera en la cúspide de tus brazos
ser el cautivo en la jaula de tu amor,
cada día ser el pan en tu mesa,
el vino en la matriz de tu copa santa.
Sin ti, nada de lo que soy existe…
O podría existir si tú no me amas,
como solamente Tú puedes amar
y yo deseo amarte en tu bendición de diosa.
Enférmame de amor, 
Mujer arrancada de mis carnes y huesos,
y déjame soñar toda la vida
en el altar de tus dulces brazos
escuchando el evangelio puro de tu corazón de Mujer.

©WalterPineda
 
Oh! mueroooo de amor mi bello amado
 con tu excelsa poesía!
Mané