Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

domingo, 21 de octubre de 2012

CEADESC Saluda el V Aniversario de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

Para los pueblos indígenas de América Latina, victimas del colonialismo tanto de las viejas potencias coloniales europeas como de sus actuales herederas las repúblicas de los estados americanos, la adopción por la Asamblea General de las Naciones Unidas de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, como señala su preámbulo es el reconocimiento a las injusticias causadas por la invasión europea con el flagelo del racismo, el despojo de territorios y la expoliación de los recursos y los medios de vida(…) para afirmar que todos los pueblos son iguales y por ello los llamados pueblos indígenas tienen los mismos derechos a la libre determinación, autogobierno, territorio.
En la región los gobiernos tuvieron la valentía de apoyar con resolución la adopción de la Declaración que no fue el caso de gobiernos como el de Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelandia y Australia. De septiembre 2007 al presente ha corrido bastante agua bajo el puente y actualmente no existe un solo Estado que manifieste su oposición a la Declaración, por cuanto los derechos que contiene, son los mismos que están establecidos en las declaraciones, convenciones y pactos de derechos humanos en el mundo.
Sin embargo a pesar de los importantes pasos que se dan en el contexto internacional, como es la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas, previsto para septiembre de 2014, políticos y administradores, incluso aquellos autoproclamados de izquierda, continúan violentado los derechos humanos fundamentales de las personas y los pueblos indígenas.
En Bolivia, cuya formalidad constitucional la convirtió desde el año 2008 en Estado Plurinacional, un conjunto de actores políticos continua como en los mejores tiempos de Pizarro o Melgarejo en guerra contra el indio, con discursos febrilmente colonialistas como el de patria, progreso y modernización. Los intereses son los mismos el despojo, la apropiación de tierras y territorios y el consabido genocidio; y todo en beneficio del interés transnacional sea de los países aliados al imperio o de aquellas potencias emergentes cuyos bancos de desarrollo y empresas transnacionales son ahora arropadas como si fueran “progresistas”, “izquierdas”, etc.
La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas es un reconocimiento internacional pero también es el logro de la incansable lucha de los pueblos y organizaciones indígenas. La estrategia de sobrevivencia durante los siglos que dura el colonialismo ha sido la autonomía en la organización y la fortaleza de los gobiernos tradicionales, por ello la implementación efectiva de la Declaración, es decir el logro de la libre determinación, también será el resultado de la independencia de las organizaciones y gobiernos tradicionales, a cuya fortaleza saludamos en este Quinto Aniversario.
Carlos Mamani Condori
Asesor del programa de Diplomacia Indígena
CEADESC